La tradicional tienda de alfajores Lumbre es el toque dulce de A HUACHO ME FUI. Esta tienda, fue fundada en 1904 por la señora Santos Vargas viuda de Lumbre, quien al enviudar se vio en la necesidad de buscar formas de llevar sustento a sus 7 hijos y comenzó a hacer manjar blanco con la leche que producía en casa. Inicialmente, el manjar lo intercambiaba por frutas y verduras con sus vecinos a manera de trueque. Luego, decidió agregarle al manjar una pasta u hojarasca para hacer los deliciosos alfajores que ahora conocemos. Por otro lado, como tenía frutales, empezó a hacer mermeladas, las combinó con el manjar y nacieron todos los productos rellenos como el guindón, higo, melocotón, naranjitas y Trujillos.

La señora Santos trabajaba con su hija Adriana y al hacerse conocidas, decidieron empezar a vender los productos, aprovechando la llegada del ferrocarril a Sayán. Adriana heredó el negocio de su madre y al quedarse sola llamó a su sobrina Lucinda Nava Lumbre para trabajar juntas. Lucinda y su esposo Pedro Roldán fueron los nuevos herederos de la tradición Lumbre y les enseñaron a sus hijos Hernando, Lucinda, Carlos y Aída todos los secretos de estos productos. Actualmente, Lucinda, Carlos y Aída, son la 4ta generación que se encuentra a cargo del negocio familiar de la tienda Lumbre, la cual sigue funcionando en el centro de Sayán.

Los productos que ofrecen son alfajores, empanadas, guindón, higo, melocotón, naranjitas y Trujillos, todos rellenos de su manjar blanco artesanal característico. Los alfajores se hacen con harina, manteca, azúcar y leche de vaca Quintae y de Vilcahuaura. El secreto de su sabor radica en la forma de preparación, pues estos se hacen en una paila con leña. ¡Una delicia!